Gala Éluard Dalí

Hay muchos tipos de mujeres de artistas. Aunque pueda venderse la imagen de mujer sumisa, adaptada cabizbaja a las excentricidades de sus maridos, muchas de ellas trascienden de dicha definición, convirtiéndose en un icono per se, independientemente de la relación que puedan tener con sus maridos. Es el caso de Gala Éluard, casada con todo un gigante, Salvador Dalí, de quien se convertiría en musa, diva y bálsamo.

85005784

Gala y Paul Éluard

Y no es para menos, puesto que la vida de Gala puede definirse como cualquier cosa menos típica, tratándose de una mujer cuya juventud transcurrió principalmente durante la primera mitad del siglo XX. Nacida como Elena Ivanovna Diakonova en el seno de una familia de intelectuales rusos, pasaría varios años de su vida en diversos lugares del este de Europa. Sería una tuberculosis la que la llevaría hasta Suiza, donde conocería al que sería su primer marido, Paul Éluard. De este poeta francés adquirió el primer apellido por el que se la recuerda. Fue con quien se trasladó a París y con quien tuvo a su única hija, Cecile. No sería hasta que el matrimonio viajase a Gerona cuando conocería al memorable Salvador Dalí, con quien iniciaría una polémica relación que la llevaría a ser eternamente recordada.

23034_g

Dalí y Gala

A pesar de llevarse diez años de diferencia, se enamoraron al instante, y se casaron nada menos que en dos ocasiones distintas (1932 y más tarde por el rito católico en 1958). Dalí la convirtió en su musa, representándola en diversas de sus obras pictóricas, entre ellas, una representación de virgen cristiana en La Virgen de Port Lligat. El maestro del surrealismo le profesaba un gran amor, reflejado en las numerosas pinturas en las que la retrató. Nunca le importaron las numerosas infidelidades que su musa le hacía padecer, llegando incluso a afirmarse que eran consentidas, puesto que Dalí, en su infinita excentricidad, gozaba sexualmente de ellas, en una corriente del voyerismo denominada «candaulismo».

images

A pesar de que lo que más se recuerda de ella fue su longevo matrimonio con Dalí, quien afirmó que ella «lo salvó de la locura y de una muerte temprana», Gala fue la musa de artistas como Louis Aragon, Marx Ernst o André Breton. ¿Fue su matrimonio con Dalí un significativo detonante de su prolongada fama? Sin duda. Sin embargo, hay estrellas que brillan con luz propia, como es el caso de Gala, quien demostró que ser la mujer de un artista no va ligado a ser insignificante o pasar desapercibida.

Anuncios

Un comentario en “Gala Éluard Dalí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s